#DiscoExpectador: Justin Timberlake – FutureSex / LoveSounds (2006)

Si hay un álbum que define de la mejor manera el Pop dosmilero a cabalidad es el segundo solista de Justin Timberlake. Mucho más salvaje, sucio, futurista, sexual y atrevido, este disco sería una vía de escape hacia sonidos urbanos plagados de rítmicas pomposas y vertientes plagadas de beat pegajozos cercanos al Hip-Hop. El cantante compromete su estela más juvenil en pos de la grandilocuencia en el alcance de sus composiciones, atribuyéndose el peso absoluto (junto a Timbaland) de cómo vender una nueva forma de llegar a las masas, siendo ajeno a cualquier tendencia y a la vez, modelo de futuros trabajos con un sonido similar.

Resultado de imagen para justin timberlake 2006

FutureSex / LoveSounds representa un viaje hacia el concepto mismo de un álbum quebrador, arrogante y ambicioso, desenmarcándose definitivamente de la sombra de NSYNC para los menos conformes con su exitoso debut solista. El brazo derecho y principal artífice de los sonidos que llevarían a Timberlake por nuevos caminos tiene un nombre claro: Timbaland. El productor poco a poco comenzaba a hacerse del mundo con producciones que no tardarían en replicarse por todos lados, sin embargo el sello recae única y exclusivamente en él, aportando los elementos necesarios para que el cantante se adjudicara un paso adelante. Los esbozos de un Funk Popero y sexual nos transmiten de manera instantánea el Prince de mediados de los 80’s, desde una panorámica más actual pero igual de efectiva. Un claro ejemplo podemos ver en temas como “Sexy Ladies” o “Damn Girl” junto a will.i.am.

Resultado de imagen para timbaland 2006}

¿Dónde se encuentra el gran mérito de FutureSex / LoveSounds? Más allá de que funcione como un solo camino, sin sobresaltos, cada tema aportando lo suyo, hay grandes espacios en los cuales Justin juega a ser dios en sonidos y formas de crear canciones que jamás habíamos escuchado. Es ahí la frenética y estelar “SexyBack” con ese aporte magistral de Timbaland y la seducción y presencia del cantante, o el medley que desemboca en la futurista, onírica y extremadamente potente “My Love” junto a T.I., canción que define perfectamente las ambiciones del disco. Sin embargo, para aquellos fanáticos del lado más sentimental, baladista y oscuro de la escuela de “Cry Me A River“, nos llega esa monumental continuación llamada “What Goes Around… Comes Around“, ahondando en un R&B personal y catártico. “Losing My Way” posteriormente sería el desenlace con sabor a Gospel de una obra totalmente definitiva para los tiempos. Un viaje al corazón del músico y el Pop en el nuevo milenio.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s